Búsqueda personalizada

PREDICANDO CON HUMILDAD:



PREDICANDO CON LA HUMILDAD:

Lectura: Filipenses 2:1-6

Cita bíblica:"Vestíos pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia. Col.3:12
En el año de 1996, después de un examen de papanicolau, la ginecóloga me informó que se había formado en mi matriz un mioma del tamaño de una naranja. Dicen los que saben, que pasados ya los cuarenta años en la mujer, es común que se formen esta clase de tumores benignos, que, de igual manera pueden proliferar, o crecer o desaparecer.
Fue sorprendente la noticia porque no tenía yo ningún malestar que me aquejara; sin embargo, fui con mi médico de cabecera y me aconsejó una cirugía como el remedio más eficaz, antes de que se presentaran problemas que transformaran el asunto en emergencia.
Un viernes por la tarde me presenté a consulta, y así, sin más ni más, me indicó que programaría la cirugía para el siguiente lunes, y en medio de mi sorpresa, accedí.
Pasado el tiempo comprendí que el factor sorpresa fue benéfico para mi salud porque, si me hubiera puesto a considerarlo con detenimiento le habría dado más tiempo a mi decisión.
Dios nos ha bendecido con un médico maravilloso. De manera que el ingresar al quirófano me representó más alegría que preocupación. Dentro del equipo con el que realiza sus intervenciones quirúrgicas se encuentra un anestesiólogo joven que carga, además de sus instrumentos de trabajo, con una enorme grabadora y una gran cantidad de música diferente para que el enfermo escoja la que desea escuchar cuando penetre la penumbra de la anestesia.
Recuerdo que oraron antes de que yo perdiera la conciencia y la música de mariachi fue lo último que mis oídos percibieron en esa hora.
Por gracia de Dios todo salió bien, pero como en todas las cirugías, el segundo día es el terrible, cuando viene ese frío de muerte que precede a la anestesia.
Estaba yo acompañada por mi hija que, con una paciencia infinita, me cuidó y me atendió con gran amor. Al atardecer desfilaron las visitas que, a todas luces, no pude atender por aquel frío terrible que me hacía tiritar. Pero hubo algo que cambió mi lamento en baile, como dice la Escritura: de pronto sentí que mis pies se ponían tibios, un calorcito sabroso me invadía con increíble bienestar. Abrí los ojos para ver qué pasaba y descubrí, con el corazón lleno de gozo, que mi amado pastor –que había llegado a visitarme- calentaba mis pies con sus manos intentando mitigar en algo aquel terrible frío.
Nunca agradeceré lo suficiente esa muestra de amor. Mi iglesia supo de la humildad de su pastor que, sin importarle mi pequeñez, fue capaz de ese gesto maravilloso que me acompañará toda la vida. Esos son los hombres que predican la humildad con el ejemplo.
- Oremos por las personas que acaban de salir de una cirugía.
Dios bondadoso, rogamos en esta hora, en el nombre de Jesús, por todas aquellas personas que han sido sometidas a cirugía, fortaléceles, Señor, y bríndales una mano amorosa que les sostenga. Amén.

Fuente: obrerofiel.com

Aportado por: Arlina Cantú

No hay comentarios:

Términos de Uso:

Si le gusto el material que ofrecemos, solicitamos su colaboración a los artistas o cantantes comprando su material y/o asistiendo a sus conciertos.Esta prohibida la venta u obtención de ganancias mediante estos cd´s. Son solo de uso doméstico. Agradecimientos a: links-cristianos.info -DiscosCristianos.com -d´cristo.net –

Diseño:

Copiright © Derechos reservados 2008 Blog Creado por: Jaquelina Talerico