Búsqueda personalizada

¿QUIEN TIENE EL CONTROL DE TU VIDA?


¿QUIEN TIENE EL CONTROL DE TU VIDA?

Alguien dirá que es un descontrol o está fuera de control. Otro dirá que su jefe o las necesidades controlan su vida. Tal vez nos aclare mejor ¿Cuando y en qué circunstancias pierdo el control? La idea es mirar interiormente y analizar qué me hace reaccionar y tomar decisiones en tal dirección. ¿Qué me motiva y me impulsa a reaccionar de determinada manera? Hay quienes buscan una religión de éxtasis (estar fuera de sí), pero la presencia del Espíritu nos debe dar dominio propio y equilibrio.

Lectura Santiago 4:13-17 La Biblia es clara aquí: no tenemos el control. La necesidad de planificar, de proyectarnos, de soñar no nos debe hacer creer que tenemos el control del futuro. “La soberbia precede a la caída” Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.1 Pedro 5.5

¿Te controlan tus ambiciones? Hoy se ve por TV muchos mensajes que alientan a una fe mercantilista. Se ofrecen todas las bendiciones. El pasaje no dice que es malo tener ambiciones y anhelar trabajar, y ganar riqueza. Lo malo es dejar de lado a Dios en el camino hacia el cumplimiento de nuestros sueños. Pretender satisfacer nuestros deseos nos puede destruir. Puede arruinar lo más preciado, lo que más amamos.

“Si Dios quiere” (Santiago 4:15) es más que una frase.
Parece anteponerse a “Hago lo que quiero”. El problema no son las declaraciones sino la conducta. Jesús condenó a los líderes religiosos como sepulcros blanqueados y advirtió a sus discípulos de la levadura de los fariseos pero ellos pretendían cumplir la ley de Dios. Hoy podemos ver mucha religiosidad vacía; se cumplen rutinas religiosas y a la hora de decidir Dios queda de lado. Nuestra fe se transforma en una cáscara vacía pero igual esperamos lograr nuestras propias y egoístas ambiciones con la bendición y aprobación de Dios. Recordemos un triste ejemplo de la historia cristiana que aun hoy nos dificulta la evangelización al pueblo árabe.

El llamado de Urbano
La fecha, 27 de noviembre de 1095. El Papa Urbano había sondeado los ánimos de la gente de Europa y conocía que ardían de ira por las atrocidades que los turcos cometían en Jerusalén. Entonces decidió usar ese sentimiento para dos cosas: una, lograr enviarle un ejército a Alejo que le colaborara, y dos, pondría a los nobles una tarea común que les hiciera olvidar de momento sus enfrentamientos. El último día del concilio, se concentró una multitud gigantesca, tal que el discurso no pudo hacerse dentro de la iglesia, sino que se adecuó un lugar afuera de las murallas de la ciudad. Allí Urbano utilizó todas sus habilidades como gran orador que era, y relató el padecimiento de Jerusalén bajo el puño turco, cómo sus habitantes cristianos gemían pidiendo ser rescatados, y cómo él, como cabeza visible de la iglesia, tenía la sagrada labor de convocar a los más valerosos y piadosos guerreros para que hicieran el voto de ir en peregrinaje hasta el santo sepulcro, sobreponiéndose a cualquier obstáculo que los infieles pongan en su camino, y liberando en el proceso a la santa ciudad. Después de esta intervención, la multitud prorrumpió en gritos delirantes, exclamando “Deus vult!” (“Dios lo quiere”). Inmediatamente, Adhemar de la Puy, obispo del lugar, se inclinó ante el Papa y le solicitó lo reconociera como su primer voluntario. Entonces, Urbano tomó una cruz de tela roja y se la dio para que la cosiera en sus vestimentas como símbolo de su misión. Inmediatamente, el resto de las personas corrió por trozos de tela roja hasta agotar las reservas que de éstas había en el pueblo. Y luego empezó a ocurrir lo mismo en el resto de Francia, y luego en el resto de Europa. La locura era increíble.

¿Te controla el miedo? Recuerdan a Elías “Elías era un hombre sujeto a pasiones, como nosotros, pero oró…” (Sgo 5:17)

El Profeta Elías nació en la región sudeste de la Tierra Santa nueve siglos antes de Cristo. Provenía de la tribu levita, de la generación de Aarón. Un tiempo antes de su nacimiento, el reino hebreo se dividió en dos partes. El pueblo hebreo que habitaba en el reino de Israel, comenzó a apartarse de la fe y a venerar a los dioses paganos, como Baal y otros más. Durante el reinado de Ajab (877-854 antes de Cristo), Elías sintió el llamado a servir a Dios como su profeta y se convirtió en un ferviente defensor de la verdadera Fe. El lugar principal donde se adoraba a Baal en el reino de Israel, era el monte Carmelo. Al cabo de tres años y medio del inicio de la sequía, el profeta Elías reunió allí al rey Ajab, al pueblo y a los sacerdotes de Baal y les dijo: “¿Hasta cuando estaréis rengos de las dos piernas? Si el Señor es Dios, síganlo a él, y si lo es Baal, entonces sigan a Baal” Para saber quien era el verdadero Dios, Elías propuso levantar un altar a cada uno de ellos, poner sobre ellos al novillo sacrificado, pero no encender las leñas de los altares. Cada uno invocaría a su Dios para que el fuego cayera del cielo. El Dios que hiciera encender el fuego, sería considerado como ¡El Verdadero! Todos aprobaron la propuesta del profeta. Primeramente los sacerdotes de Baal invocaron a su dios, pidiéndole el fuego. Gritaron y bailaron alrededor del altar durante todo el día. Elías comenzó a burlarse de ellos diciéndoles que Baal se había quedado dormido y que deberían gritar más fuerte. Al anochecer, el profeta Elías ordenó reunir a todos frente a su altar. Luego, según su indicación, alrededor del altar dedicado al verdadero Dios, cavaron una fosa y arrojaron abundante cantidad de agua sobre la leña para mojarla completamente. Hicieron así para que nadie dudara del milagro que ocurriría. Después de todo esto, el Profeta Elías comenzó a orar: “Escúchame Señor, haz que el pueblo tuyo sepa hoy día, que tú eres el único Dios en Israel y que yo soy tu siervo.” Y cayó fuego del cielo, y quemó todo, la leña, las piedras del altar y el polvo alrededor, evaporando el agua que se juntó en la fosa. Al ver todo esto el pueblo aterrorizado cayó de rodillas exclamando: “¡El Señor, es el Dios, El Señor, es el Dios¡” Entonces, el pueblo capturó a todos los sacerdotes de Baal y los mató, debido a que durante tantos años, los sacerdotes los habían inducido al engaño. Presionado por lo sucedido, el rey Ajab y el pueblo empezaron a descender del monte. En ese momento se nubló el cielo, y comenzó a llover. La primera lluvia después de tres años. De esta manera, el profeta Elías convirtió a muchos israelitas a Dios. Después de este milagro, Jezabel, la esposa de Ajab, comenzó a perseguir al profeta Elías, el cual tuvo que esconderse en el desierto y finalmente llegar hasta el monte Horeb, cerca del Sinaí. Aquí Elías tuvo una visión: primero sintió una suave brisa y luego vio a Dios. El Señor le ordenó ungir como profeta a Elíseo quien sería su sucesor. La vida de profeta de Elías finalizó de una manera extraordinaria: fue llevado al cielo en una carroza de fuego.

Elías fue un gran profeta pero en 1 Rey 19:3 se nos dice que tuvo miedo y huyó. Ansiaba morirse (v4). Deseaba huir de sus problemas. Pretendía huir de sus enemigos. Deseaba huir de sí mismo, no se consideraba digno, su propia realidad le atemorizaba. Necesitaba un Dios fuerte que lo haga como superman pero parecía que Dios se había ausentado. Dios no estaba en las fuerzas poderosas de la naturaleza ni en el viento, ni en el terremoto ni en el fuego. Se le manifestó mediante un viento apacible y delicado. Elías se cubrió el rostro “¿Qué haces aquí Elías?” (v 9 y 13) luego en el v 15 vemos que Dios le dice “ve y regresa por el camino” Dios le permite asumir su realidad. No lo enajena ni le lava el cerebro. No le miente. La verdad de Dios le hace ver que como hombre aun con limitaciones, con debilidades, era un instrumento que Dios usaría para buscar y capacitar a un líder para su pueblo. La fe en la palabra de Dios le dio otra visión de las circunstancias, de sus enemigos, de Dios y de sí mismo. Muchas veces se nos mueve el piso, estamos en una tormenta demasiado tiempo padeciendo; Jesús está con nosotros, pero no contamos en él.

¿Te domina la pasión? ¿Por qué nos enojamos desmedidamente? ¿Por qué la excitación fuera de control? ¿Recuerdan a Moisés cuando mató al egipcio? ¿No era por una “justa causa”?
Pero dice la Biblia que “En la ira del hombre no actúa la justicia de Dios”. Enojados o apasionados llegamos a conductas que nos sorprenden a nosotros mismos. La batalla está en nuestro corazón y el único que nos puede ayudar es quien conoce nuestro corazón: Dios

Nuestras reacciones impulsivas no son tan instantáneas como parecen.
Según el Salmo 1: Hay una gestación lenta en un camino de pequeñas pero trascendentales decisiones hacia la destrucción como uno de superación y preparación para llegar a ser un árbol junto al río con hojas que no caen y que da frutos a su tiempo. No se habla de algo instantáneo sino de un proceso destructivo o constructivo. ¿La violencia en el deporte de dónde surge?. Si alguien debe controlarlo ¿Quien puede hacerlo? ¿Los padres, la escuela, la policía o cada uno? La batalla está en el corazón y debemos reconocer que solos no podemos controlarlo. Nadie puede, sólo Dios.

¿Te dominan tus debilidades? Recuerdan al apóstol Pablo
Judío de la tribu de Benjamín, Saulo fue enviado por sus padres desde muy joven a Jerusalén, donde se instruyó en la Ley de Moisés con el fariseo Gamaliel. Luego, ingresó a la severa secta de los fariseos, convirtiéndose en un perseguidor y enemigo de Cristo. Lo apasionado de su persecución lo llevó a ofrecerse al sumo sacerdote para ir a Damasco a arrestar a todos los judíos que confesaran a Jesús, pero Dios decidió mostrar su misericordia y paciencia con Saulo y ya cerca de Damasco, una luz del cielo brilló sobre él y sus compañeros, cegándolo por espacio de tres días, tiempo en el que permaneció en casa de un judío llamado Judas, sin comer ni beber. Por revelación de Cristo, el cristiano Ananías fue al encuentro de Saulo, quien recuperó la vista y se convirtió, accediendo al bautismo y predicando en las sinagogas al Hijo de Dios, con gran asombro de sus oyentes. Así el antiguo perseguidor blasfemo se convirtió en apóstol y fue elegido por Dios, como uno de sus principales instrumentos para la conversión del mundo

El apóstol Pablo parecía un hombre maduro y equilibrado que lograba todos sus objetivos; pero no siempre fue así. Según el mismo lo confiesa en Romanos 7, cuando más pretendía cumplir la ley con celo y esfuerzo propio fracasaba vez tras vez. No podía hacer lo bueno y no podía dejar de hacer lo malo. ¿Cómo es que caemos en el pecado y hacemos lo que no queremos hacer? El pastor Rick Warren, en su libro 40 días con Propósito dice que más fijamos el pensamiento en lo que no queremos hacer y más atractivo nos resulta. Pero al final del capítulo 7 de Romanos, Pablo reconoce que sólo Jesús no libra de esta naturaleza pecaminosa y en todo el capítulo 8 da testimonio de lo que significa vivir en el Espíritu.

¿Quien es adicto a alguna cosa?
Levanten la mano los que son adictos a la PC. Levantemos la mano los que somos adictos a la PC. Ahora no levanten la mano a la siguiente pregunta para evitar problemas… ¿Quienes conviven con un adicto a la PC? Esto se llama cruce de datos y deberían coincidir las apreciaciones.
La adicción avanza hasta dominarnos por completo (ver cuadros)
“Todas las cosas me son lícitas, pero no me dejaré dominar por ninguna.” (1 Cor. 6:12b) Nadie nació adicto. Hubo una decisión libre que dio comienzo al proceso de adicción hasta que se llegó a un punto de no retorno. Ya no puedes volver solo. Necesitas ayuda para regresar a ser lo que eras originalmente. Sin menospreciar cualquier ayuda humanitaria que pudieras recibir, sólo Dios puede ayudarte.

¿Han visto como se baña a las vacas? Para controlar garrapatas o piojos se utiliza un baño que es como un camino de tablas que se le llama “manga” de 1,80 de alto, un metro de ancho y de 15 metros de largo. En los 5 m finales hay un pozo de 2 m de profundidad. Ahora viene la cuestión ¿Cómo meter un animal de 450 Kg y más en un pozo con agua y remedio oloriento? Manipulando sus instintos. Se los conduce por esa “manga” uno tras otro. El animal confía en el que le sigue porque no ve hacia adelante. Cuando el primero pisa el piso resbaloso al borde del pozo del baño ya es tarde, el que viene atrás no puede frenar y lo empuja y así uno empuja al otro y en 1 hora se bañan a 100 animales. Se suele hacer cada 20 días. Y ¿qué creen? Vuelven a caer. En la tentación suele sucedernos como a las vacas cuando se las baña, un pensamiento sucede a otro hasta que pisamos en el resbaladero y caemos en el pozo. Por el camino de destrucción van muchos. Es tan fácil hacer lo que todos hacen.

Reconoce que Dios tiene el control
¿Quieres entregar el control a Dios? Empecemos por responder ¿Quién tiene el control de tu vida? Si es que hay un control ¿o es un descontrol? Si dices que lo tienes tú, puede parecer jactancioso y soberbio porque la realidad es que no podemos controlarnos a nosotros mismos ni siquiera en lograr nuestros propios deseos o escapara de los miedos. Sería lindo repetir en forma responsorial ¿Quien tiene el control de tu vida? Y que todos digamos Dios. No es tan simple. Dios no usa un control remoto. Su presencia debe actuar dentro de tu vida. Ésta es una resolución libre y personal, en lo íntimo del corazón con Dios. Advierte el apóstol Pablo: “El que piensa estar firme mire que no caiga. Necesitas un “Doble Comando”, como en una escuela de manejo para que el Señor corrija tu camino.

“Encomienda al Señor tu camino, confía en él y él hará” (Sal 37.5) Pero esto no es instantáneo. Es un proceso que comenzó aun cuando no eras cristiano. El Espíritu Santo se ha manifestado en tu vida convenciéndote de pecado para llegar a confesarte ante Dios. Desde la misma hora en que el Señor te ha salvado, el Espíritu ha venido a morar a tu vida testificando que eres un hijo de Dios. Ahora el Espíritu Santo quiere usar tu vida y para eso debes buscar la plenitud de su presencia y esto se demostrará en una vida controlada por Dios. ¿Cómo? No es lo mismo “negarte a ti mismo” que “anularte” a ti mismo. Dios no te quiere “anulado” y “vacío”. Él te creo especialmente para una función y una misión. Eres un recurso que en su Reino se puede utilizar, un instrumento que necesita ser santo, consagrado al uso exclusivo de Dios.

Reconocer el umbral donde comienzan los problemas.
Debes tomar decisiones concretas para alejarte del peligro.
Ilust. Tuve que hacer una dieta de 7 días corridos de lácteos y derivados (manteca. queso, crema, etc.) Me asombró la cantidad de derivados ricos que hay. Al quinto día de dieta, luego que Susy cocinó especialmente comidas aparte para mí, estaba haciendo la picada, cortaba el queso, y no sé como ni cuando pero terminé comiendo queso. Me sobresalté al darme cuenta mientras ponía el plato de queso en la mesa. Al domingo siguiente otra vez casi me lo trago, lo tuve que ir a escupir. Ante tal situación, alguien me sugirió que reconozca que “era un zapallo” (Necesito urgente un asesor de imagen). Una hora mas tarde, sirvieron el postre para todos de crema, queso… y que creen. Se lo dejo a su imaginación. El costo por descuidado fue más alto, al final hice como 25 días de dieta.

Si dices que Dios controla nuestra vida, tal vez sea una sincera expresión de deseo, pero cada escándalo (caída, tropiezo) nos recuerda que hay aspectos fuera del control de Dios. Dijo Jesús: Si eres casado y decides conquistar otra mujer…Ya adulteraste en tu corazón (Mateo 5:28). “Resistid al diablo” dice la Palabra (Santiago 4:7). El que compra cigarrillos luego no puede dejar de fumarlos. El que está a dieta y compra frituras… ya saben lo que pasa. El que está enojado y “se pelea” todo el tiempo luego dirá palabrotas y tendrá actitudes agresivas.
Por esto es que debes fijar límites seguros. La falta de certezas en incertidumbre. Si no te defines te arrastran. Sigues la corriente y ni siquiera te das cuenta. Hoy es el tiempo de la nada. “Y bueno nada” Es un engaño. Un hombre es campo fértil y crecerá lo que siembres o lo que arrastre el viento. Si pretendes quedar vacío quedas expuesto al diablo. ¡Aléjate de lo que te atrapa! Huye del diablo y no le des lugar: (Ef 4:27) Ahora son obligatorios en los edificios un cartel con el plan de escape: allí se indican dónde están los matafuegos, se señalan las escaleras, los lugares de salida, etc. Plantéate la situación y haz un plan de escape. No te puede sorprender otra vez.

Toma decisiones concretas, prácticas y positivas: “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.” (Sal. 119:9) Pon en tu corazón la palabra de Dios que te ayude a salir. No eres un loro que repite 20 palabras ni un perrito que puede ser amaestrado. Piensa y decide. Dios no te quiere desviscerado. Usa tus impulsos para bien. Ese tiempo y esfuerzo que dedicábamos a cosas inútiles consagrarlo a Dios. Considera los hábitos que te ayudan a cobrar conciencia de la presencia de Dios en tu vida y estar bajo su influencia: Ora sin cesar. Canta al Señor. Da testimonio de Él. Sírvele. Únete a otros para alentarse mutuamente en la lucha. Oremos en silencio mientras escuchamos el consejo de Proverbios 3:5-8.

Confía en Jehová con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia. 6Reconócelo en todos tus caminos y él hará derechas tus veredas. 7No seas sabio en tu propia opinión, sino teme a Jehová y apártate del mal, 8porque esto será medicina para tus músculos y refrigerio para tus huesos.

APORTADO POR: Pastor Justo Janse

GRACIAS A: obrerofiel.com

No hay comentarios:

Términos de Uso:

Si le gusto el material que ofrecemos, solicitamos su colaboración a los artistas o cantantes comprando su material y/o asistiendo a sus conciertos.Esta prohibida la venta u obtención de ganancias mediante estos cd´s. Son solo de uso doméstico. Agradecimientos a: links-cristianos.info -DiscosCristianos.com -d´cristo.net –

Diseño:

Copiright © Derechos reservados 2008 Blog Creado por: Jaquelina Talerico